Archivo de la etiqueta: Investigación

Dra. Beatriz Cuenca: “Si tu tienes una infección asintomática que en el 80% de los casos se cronifica, si no la buscas, no la vas a encontrar nunca”

El pasado jueves 15 de febrero se celebró la segunda jornada del XVII Ciclo de Talleres sobre Innovación en la Gestión, organizados por el Hospital Universitario de Getafe y la Fundación para la Investigación Biomédica.

En esta ocasión, la Dra. Beatriz Cuenca, Jefa del Servicio de Medicina Digestiva fue la encargada de impartir esta charla centrada en  la Hepatitis C: la desaparición de una enfermedad gracias a una medicación eficaz y la importancia de los avances farmacéuticos en su curación

Dra. Beatriz Cuenca, Jefa del Servicio de Medicina Digestiva del HUG

La Dra. Cuenca es especialista en gatroenterología y superespecialista en patología hepática. Estudió Medicina y Cirugía en la Universidad Complutense de Madrid. Durante su doctorado, se centró en el campo de la cirrosis hepática. Desde hace nueve años, es Jefa del Servicio de Medicina Digestiva del Hospital Universitario de Getafe. También, es profesora de la Universidad Europea de Madrid. Tiene más de 150 comunicaciones publicaciones y más de 100 trabajos, así como un libro de ecografía.

PREGUNTA: ¿Cómo es el virus C?

RESPUESTA: El virus de la Hepatitis C es descubierto en 1989 por dos científicos Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice que ganaron el premio Nobel de Medicina. Antes de que esto ocurriera, al virus C se referían como NoA-NoB, es decir, no era el Virus de la Hepatitis A ni el de la B.

Las hepatitis crónicas son las del Virus B, Delta y C. En el caso de la del Virus B, en adultos, se cura sin necesidad de medicación en el 95% de los casos. El virus Delta es deficitario, no tiene una cápsula que lo rodee y necesita al virus B para replicarse. En cambio, en el 70% u 80% de los pacientes con una infección aguda por virus C, este se cronifica. El problema de este virus es que son asintomáticos en la mayoría de los casos. Si tu tienes una infección asintomática que en el 80% de los casos se cronifica, si no la buscas, no la vas a encontrar nunca.

Cuando se cronifica no se cura. Al cronificarse puede evolucionar y desarrollarse. Los hepatocitos se van rompiendo y el organismo intenta reponerlos. Si la respuesta inmunitaria es buena, se produce la curación de la hepatitis crónica. Si es una respuesta no suficiente, los hepatocitos rotos son demasiados, se forman cicatrices y el hígado se va endureciendo hasta producir cirrosis.

El problema de la cirrosis es que con los años puede descompensarse. Aparece en el 20% de los casos de infección por virus C, sin que haya otro factor agravante como el alcohol, el virus B, el VIH, etc. ¿Cuándo se puede producir la descompensación? A los cinco años de tener cirrosis puede aparecer y es el factor de riesgo del cáncer hepatocelular.

El virus C no solamente afecta al hígado, sino que puede afectar a otros órganos y producir otras enfermedades como nefritis, crioglobulinemia e, incluso, puede estar asociado a una mala progresión de la diabetes. Al curar el virus C, el resto de esas patologías mejoran.

P: ¿Cómo han evolucionado los tratamientos del VHC a lo largo del tiempo? ¿Están permitiendo los tratamientos antivirales de acción directa acabar, prácticamente, con el virus o su contagio?

R: El Virus C ha sido una de las cosas que ha revolucionado todo. Cuando se empezó a tratar este virus, se hacía con interferón, más tarde, con interferón pegilado y la ribavirina, que eran un poquito más efectivos. Estos tratamientos eran más o menos de un año, pero tenían unos efectos secundarios horribles. De hecho, el 20% de los pacientes no conseguían finalizar el tratamiento y lo dejaban por el gran malestar que provocaban, cansancio, fiebre, anemia, dolores articulares y musculares y alopecia, entre otros. Además, el Virus C está asociado con problemas psiquiátricos. Los psicológicos que surgen del rechazo que sufre la persona contagiada por el resto de su entorno y, también, se ha visto puede influir en ciertas parcelas psiquiátricas. Por este motivo, este tratamiento no se podía recetar a pacientes con intentos de suicidio u otros casos similares, a no ser que un psiquiatra diese el visto bueno. Había un deterioro en el paciente un deterioro físico y mental.

En 1998 se empieza a trabajar con el interferón pegilado y la ribavirina. En 2011, surge la asociación de interferón y ribavirina con antivirales de acción directa. Los efectos secundarios seguían siendo horribles, y los efectos hematológicos también lo eran. A los pacientes les producían anemias y unas plaquetopenias muy graves. Entonces, se vio que había que evolución. Esto ocurre en el 2014 con la primera generación de antivirales de acción directa, con el sofosbuvir. Fue una innovación tremenda en el tratamiento del Virus C. Cada antiviral era mejor en cuanto que eran por vía oral, mejor en cuanto a la duración, que se acortaba y mejor en cuanto a la curación.

Entonces llega el año 2017 y fue mágico, porque surgen los antivirales de acción directa pangenómicos, lo que significa que no hay que añadirles ribavirina. Además, eran muy simples, era una toma diaria por vía oral y por un periodo de 8 a 12 semanas y con unos resultados del 90% de curación. Los efectos secundarios eran mínimos.

P: ¿Cómo se detectan los contagios de VHC? ¿Qué estrategia de cribado se aplica en España?

R: Para la eliminación del virus C se empieza a hacer un trabajo conjunto de la sociedad de hepatología, con la atención primaria y con el Ministerio de Sanidad. Se sabe que en España queda un número de pacientes que no se están tratando, bien porque algunas regiones no tienen dinero para tratarlo, porque no funciona bien la atención primaria, porque es difícil que estos pacientes acudan a consulta, bien porque están en la calle, bien porque son drogadictos. También, están aquellos pacientes que son asintomáticos que no ha sido diagnosticado porque nunca se les ha hecho una prueba antivirus C. Podemos encontrar, además, pacientes que se han quedado el sistema como positivos pero que no han sido tratados y aquellos que, aunque pertenecen a grupos de riesgo no han sido diagnosticados.

Se empieza a trabajar en la microeliminación o cribado. Hay varios tipos: cribado universal, etario y oportunista. El universal se haría a todas las personas que pasan por consulta, el etario, por grupos de edad, y el oportunista, por grupos de riesgo. En España, se hace este último tipo de cribado. Es una cuestión monetaria.  

P: ¿Cuáles son los grupos de riesgo a lo que más afecta el VHC?

R: El VHC se transmite por vía parenteral, por lo que las personas que tienen más riesgo de contagiarse son los adictos, los drogadictos, que consumen droga por vía intravenosa, pero, también, por vía nasal porque el papel puede estar infectado, porque se produce sangre en los cornetes, etc. Las prisiones son un foco muy grande del VHC debido a que en ellas se mueve mucha droga y por las prácticas sexuales de riesgo, como el sexo anal, sin protección. Estos últimos, en general, son los hombres homosexuales, que mantienen este tipo de relaciones sexuales sin protección y con múltiples personas, y por lo tanto forman parte de la población de riesgo. Hay que recordar que el VHC no se transmite por otro tipo de secreciones como la saliva o el semen, solo es por la sangre. Además, pacientes que hayan sido diagnosticados con VHI deben ser testados para el VHC. Por otro lado, el personal sanitario también puede estar expuesto al VHC, especialmente en los laboratorios donde tienen riesgo de pincharse.

Antes de la 1989, la causa más frecuente de contagio del VHC eran las transfusiones de sangre. Las donaciones no eran altruistas, sino que la sangre podía venderse y aquellas personas que necesitaban dinero lo hacían a menudo y siempre había riesgo de contagio.

Otro foco de riesgo, aunque ahora ya hay medidas sanitarias estrictas, se generaba a la hora de hacerte un piercing o tatuaje. No había precauciones con las agujas y se usaba la misma tinta para varias personas. Ahora esto está controlado.

La incidencia de niños que al nacer de madres contagiadas presentan el virus es muy baja. Suele ocurrir cuando estas tienen unas cargas virales muy altas, VIH o sufren partos traumáticos.

P: ¿Ves plausible el Objetivo establecido por la OMS de acabar con el VHC para el año 2030? Es decir, que la enfermedad se vuelva residual, sin apenas nuevos casos.

R: Cuando aparecieron los antivirales de acción directa sin interferón en el año 2013, la Organización Mundial de la Salud (OMS) vio que se podía trabajar sobre esta enfermedad y hacerla desaparecer. Entonces, pone el año 2023 como fecha en todos los países para la eliminación del virus C. El 90% de los pacientes se cura, es algo cercano al 100%. En cuanto a la eliminación, depende de los recursos de cada país. Si no hay medios ni dinero para que se tomen medidas de diagnóstico y tratamiento, algunos países no podrán completar el objetivo de la OMS.

P: ¿Por qué no ha sido posible desarrollar una vacuna?

R: Los virus pueden ser ARN o ADN. El virus C es un virus ARN y, a la hora de replicarse, va colocando los aminoácidos en la misma posición, uno a uno. El VHC tiene mucha capacidad de hacer mutaciones, es decir, pequeños cambios en estos aminoácidos que conforman el virus y que condicionan los genotipos distintos, que hacen que los pacientes reaccionen peor. Cuando esos cambios son muy pequeños, se denominan cuasiespecies y, otras veces, esos cambios en el aminoácido son fijos. Entonces la vacuna “se hace un lío” porque no sabe como reaccionar. Por eso, para el VHC no han conseguido encontrar ninguna vacuna efectiva. Por suerte, tiene un tratamiento que hace que no tengas la enfermedad y que te cura en casi el 100% de los casos.

El Tour del Plasma llega al Hospital Universitario de Getafe

Entre los días 13 y 16 de febrero ha llegado al Hospital Universitario de Getafe el Tour del Plasma organizado por el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid con el objetivo de fomentar las donaciones. Este ciclo comenzó en marzo de 2023 y recorre otros cinco hospitales, además del de Getafe: el Hospital de Henares, Fundación Alcorcón, el 12 de Octubre, el Infanta Sofía y la Fundación Jiménez Díaz. El principal objetivo es dar visibilidad a las donaciones de plasma y de fidelizar a los donantes.

Yolanda y Chelo son las enfermeras encargadas de las donaciones en el HUG. Explican que el plasma tiene gran importancia en dos cuestiones diferentes. En primer lugar, se emplea para realizar transfusiones a pacientes que lo necesiten y, en segundo lugar, la proteína albúmina que se obtiene del plasma y es necesaria para la elaboración de medicamentos de origen humano.

Yolanda y Chelo, las enfermeras encargadas el Tour del Plasma en el Hospital Universitario de Getafe junto a las máquinas de aféresis

Las transfusiones de plasma cuentan las enfermeras, son necesarias para pacientes quemados y grandes quemados. También, son útiles para enfermos hepáticos, personas con edema, con hinchazones, que tengan gastritis, con ascitis, en general, que tengan un exceso de líquido en su cuerpo. El plasma se emplea cuando se han producido sangrados masivos y hay un gran tráfico de plaquetas, glóbulos rojos que necesitan plasma, porque es donde se encuentran disueltos.

Esta aplicación clínica está bastante cubierta, comentan, el plasma, además, se puede conservar hasta tres años. No obstante, existe un déficit en la cantidad de reservas para su aplicación en la elaboración de medicamentos de origen humano. Esta situación se vio agravada durante la pandemia. La mayor parte del plasma que recibían España y Europa procedía de Estados Unidos, donde los donantes de plasma reciben una compensación económica para hacerlo. Con el confinamiento, apenas había donantes y el poco plasma que se obtenía se quedaba en Estados Unidos. Ante esta situación la Unión Europea inició una actividad conjunta con los países miembros para impulsar las donaciones de plasma, relatan las enfermeras. Para elaborar estos medicamentos de origen humano, es necesaria una proteína, albúmina, que solo se obtiene del plasma de los humanos y que es importante por sus factores de coagulación para enfermos hemofílicos, por ejemplo. Por otro lado, hay diversas enfermedades inmunodeficientes que necesitan inmunoglobulinas para acabar con ellas. La importancia del plasma en este sentido reside en que estos medicamentos no se obtienen de otras fuentes, su único origen posible por el momento es el humano.

El plasma de la izquierda se encuentra en perfecto estado, mientras que el de la derecha tiene más grasa, aún así, es útil.

La máquina de aféresis en la encargada de extraer el plasma de la sangre. Cuando las enfermeras pinchan a los donantes, la sangre pasa por una serie de conductos hasta que llega a un filtro que impide que pasen los hematíes, mientras que el líquido, el plasma, se recoge en una bolsa. La sangre va llenando un tanque y, una vez que alcanza un nivel determinado, la sangre el sistema hace que la sangre vuelva al cuerpo por la misma aguja, por lo que los pacientes no la pierden. Este proceso, llamado ciclo, puede repetirse entre unas cinco y ocho veces, las que sean necesarias para llenar la bolsa de donación.

Donar plasma tiene las mismas condiciones que las donaciones de sangre: tener entre 18 y 65 años, encontrarse bien de salud y no estar en ayunas, hay que acudir con ingesta y líquido, sobre todo. El Tour del Plasma volverá al Hospital Universitario de Getafe entre los días 2 y 5 de abril.

La prueba de esfuerzo cardiorrespiratorio llega al Servicio de Neumología del Hospital Universitario de Getafe

El Hospital Universitario de Getafe ha incorporado al Servicio de Neumología una nueva prueba de esfuerzo cardiorrespiratorio, llamada cicloergoespirometría. Esta prueba diagnóstica va a permitir evaluar cómo responde el sistema cardiovascular, respiratorio y metabólico de los pacientes mientras realiza esfuerzos físicos graduales. A diferencia de otras técnicas, la nueva prueba aporta una medición directa del consumo de oxígeno máximo.

El Dr. Leonardo Saldaña Pérez, miembro del Servicio y coordinador del Área de EPOC y Función Pulmonar, es el neumólogo encargado de la realización e interpretación de los resultados que proporciona esta prueba. Con ellos, se pueden concretar las causas de la fatiga o disnea y la limitación del esfuerzo, que experimentan los pacientes. También, ayuda a diagnosticar y a clasificar las enfermedades cardiovasculares y respiratorias y estudiar la función pulmonar de los pacientes. Es útil para evaluar el riesgo previo que existe antes de la cirugía de personas con cáncer de pulmón. Además, sirve para el diagnóstico de la hipertensión pulmonar.

Aplicación en la rehabilitación

Esta prueba supone una mejora para los programas de ejercicio controlado de rehabilitación cardiaca y respiratoria y, también, permitirá continuar con el avance de la investigación clínica de los pacientes respiratorios crónicos.

Entrevista al Dr. Santos Enrech, Jefe de Oncología del HUG, por el Día Mundial contra el Cáncer

El pasado 4 de febrero se celebraba el Día Mundial contra el Cáncer. El lema de esta jornada, Por unos cuidados más justos, reivindica la importancia y la necesidad de que todos los pacientes tengan un acceso equitativo a los tratamientos y a la misma calidad en la atención. Además, se insiste en lo imprescindible que es la investigación en todos los campos y, en este caso, para esta enfermedad, que es muchas a la vez, y que supone la primera causa de muerte en España y en el mundo.

El Dr. Santos Enrech, es el Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Getafe y, aunque su vocación por la medicina la llevaba en la sangre, pues su padre también era médico, la especialización en oncología fue más bien una casualidad.

Dr. Santos Enrech, Jefe del Servicio de Oncología del Hospital Universitario de Getafe

Pregunta: ¿Qué te llevó a dedicarte a la oncología?

Respuesta: Cuando terminé la carrera me presenté en el ejército y para presentarte a la especialidad, tenías que prepararte 70 temas. A la especialidad que me presenté fue a angiología y cirugía vascular. Lo exámenes se repartían a lo largo de un mes y medio y no salió tan bien como esperaba, así que decidí prepararse una especialidad que estuviese al final del alfabeto para tener tiempo para estudiar y pasar de una vez a la vida hospitalaria. Así que descarté psiquiatría y traumatología y me preparé los temas de oncología y, en esta ocasión, aprobé. Yo no tenía esa vocación, pero creo que es una de las mejores cosas que me ha pasado en la vida, porque viéndolo con el tiempo, estaba hecho para ser oncólogo.

P: Me gustaría preguntarte acerca del trato con los pacientes, ¿es lo que más disfrutas de tu trabajo diario?

R: Claro, es que es un aspecto maravilloso, entre otras cosas porque, aunque el cáncer tiene un mito, un tabú y es una enfermedad no muy bien vista socialmente, hoy en día, gracias a Dios, son enfermos que viven habitualmente mucho tiempo. Sobre todo, los que yo trato. Yo me dedico sobre todo a cáncer de mama y son pacientes que con las que estás durante años y eso hace que se cree una relación muy bonita y que los pacientes los tengan muy fidelizado.

P: La sanidad es pública en España, pero el acceso a los tratamientos no es igual para todos los pacientes.

R: El nivel de la oncología en general en España y de la investigación oncológica es espectacular. Somos un país de los más activos en Europa, en ensayos clínicos, pero hay graves problemas de equidad entre provincias, entre comunidades autónomas, en oncología y una medicina en general. Incluso se han detectado inequidades entre distintos hospitales y esto, desde luego, es un tema que es muy importante resolverlo. El problema es que las decisiones están muy parceladas, por Comunidades Autónomas o incluso por hospitales. Yo puedo tener aprobados unos fármacos para su uso y que el Hospital de Leganés que está a 5 minutos en coche no lo tenga aprobado.

P: ¿Cómo podemos mejorar la calidad de vida de los pacientes?

R: Yo siempre digo que para nosotros es importante a los pacientes darles cantidad de vida, pero también calidad de vida. Tenemos que intentar que vivan más y que vivan mejor. Los enfermos con cáncer de mama metastásico incurable mejoran la calidad de vida con nuestros tratamientos y nos ayuda muchísimo el equipo de paliativos hospitalario y domiciliario para que los pacientes con cánceres avanzados tengan la mejor calidad de vida posible.

P: ¿Y qué se puede hacer por los pacientes que ya se han curado en cuanto a su reincorporación a la “vida normal”?

 R: Ese es otro escenario. Los supervivientes de cáncer es un tema menos solucionado. Esa paciente que ha recibido un tratamiento de mama y termina y le dicen “Enhorabuena, te haremos un seguimiento, pero probablemente ya estés curada, así que reincorpórate a tu vida”. Entonces se les viene el mundo encima. Esta es una línea de investigación que estamos intentando potenciar, la rama de la humanización. Estamos participando en un estudio para identificar escalas para el mejor tratamiento para pacientes, ancianos, para pacientes frágiles. Hemos hecho junto con el Hospital 12 de Octubre, el Hospital Clínico y el Hospital de Fuenlabrada una herramienta de cribado psicológico. Con 5 simples preguntas identificamos aquellos pacientes que están mal psicológicamente desde el punto de vista de la ansiedad, la depresión y el afrontamiento de la enfermedad y se les da apoyo psicológico de forma precoz. Esta herramienta la hemos implementado en un chatbot, una herramienta de inteligencia artificial que tienen en sus teléfonos móviles, con lo cual la paciente tiene en su móvil un chat que periódicamente le pregunta e identifica si tiene algún problema. Además, manda píldoras de información y de consejos. En caso de detectar que el paciente está mal desde el punto de vista psicológico, nos salta una alerta que nos permite llamar al paciente y valorar la ayuda o el tratamiento psicológico que necesita.

P: ¿Cómo es la investigación que se hace en el Hospital Universitario de Getafe?

R: En el hospital de Getafe hacemos investigación clínica, básica, también, en temas de calidad de vida.  Contamos, además, con la ayuda de la Fundación para la Investigación Biomédica (FIBHUG) que es una vía muy importante para seguir creciendo. A corto plazo, tengo abierto un estudio en Hormonoterapia Yuvante del cáncer de mama y, ahora, en breve voy a abrir otro sobre el tratamiento de las mujeres con cáncer de mama metastásico. Una de las cosas bonitas a lo que ha llevado la investigación es al avance de la medicina de precisión. Antes, hace 20 años, el cáncer de mama o el cáncer de pulmón se trataban todos igual. Hoy en día sabemos que el cáncer de mama son 4 o 5 enfermedades diferentes y que el cáncer de pulmón incluso más. Por eso, debemos identificar cada tumor y cada tumor tiene unas características moleculares que implican un tratamiento diferente para cada una de ellas.

P: Precisamente por ese motivo, si entendemos el cáncer no como una sola enfermedad, sino como un conjunto de enfermedades diferenciadas, ¿podemos hablar de una cura o se trata más bien de apostar por su cronificación y por convertirlo en una enfermedad con la que se puede seguir viviendo?

R: Hace años se hablaba de que habían encontrado “el remedio” contra el cáncer. Eso ya sabemos que eso es imposible por lo que tú has dicho: son muchas enfermedades que no tienen nada que ver con unas con otras. Indudablemente estamos avanzando mucho. Para el cáncer de mama metastásico tardará en llegar la cura unas décadas, pero estamos muy cerca de conseguir que se cronifique. Tenemos muchas enfermas metastásicas que llevan más de 10 años sin la enfermedad, con un tratamiento que les obliga a venir aquí cada 20 días, un cuarto de hora. Pero es importante recordar que hay muchas pacientes que se curan del cáncer, a pesar de que muchos metastásicos no lo hacen, aunque se consigan largas supervivencias. En los años 80 sobrevivían a los 5 años aproximadamente el 45% de los pacientes del cáncer y hoy en día estamos en el 65% que a los 5 años están vivos.

P: En este sentido, ¿podrías explicar qué es la medicina de precisión?

R: La medicina de precisión consiste en diseñar un tratamiento para cada tumor, pero también para cada paciente. No es solo encontrar una diana molecular sobre la que puedas interactuar con un fármaco, sino que también es, o sea, es personalizar o diseñar un tratamiento para cada tumor y para cada paciente y sus características. Esto es lo que conocemos por Medicina de precisión o medicina personalizada.

A lo largo de la historia de la humanidad, se han desarrollado diferentes tratamientos con el objetivo final de encontrar la cura para el cáncer. Por muy paradójico que sea, el desarrollo de la quimio tiene su origen en las guerras del siglo XX. En la Primera Guerra Mundial, se emplearon armas químicas cuyo uso se continuó también durante la Segunda Guerra Mundial. En 1943, bombas del ejército alemán provocaron la explosión de un barco cargado con gas mostaza. Tras hacer la autopsia a los soldados fallecidos en el ataque, se descubrió que la mostaza nitrogenada había acabado con un tipo de células cuya predisposición era dividirse con rapidez, al igual que las células cancerígenas. Tiempo después, los farmacólogos Louis S. Goodman y Alfred Gilman demostraron que este gas era capaz de disminuir la linfa y, por tanto, era eficaz para curar los linfomas.

R: Un derivado de esta mostaza nitrogenada, fue uno de los primeros fármacos que se comercializó como quimioterapia. Este primer fármaco antitumoral producto de la guerra química se puso por vena a un paciente que sabía que ese mismo producto había provocado la muerte de 100.000 personas. Entonces, ¿por qué era tan difícil encontrar un fármaco que fuera eficaz contra el cáncer? Porque las células tumorales se parecen mucho a las células sanas. La célula cancerosa es muy parecida a la célula buena de la que procede. Por ejemplo, una bacteria no. Encontrar un fármaco que sea eficaz para matar una bacteria y que respete las células sanas de nuestro cuerpo, eso es relativamente fácil, porque las bacterias tienen un metabolismo muy diferente, pero el de las células tumorales es muy parecido. Ahora conocemos la existencia del ADN y de los oncogenes y ya sabemos que existen muchas diferencias entre la célula tumoral y la normal. Conocemos la causa de esas diferencias, qué mutaciones las producen y qué proteínas están alteradas. Gracias a eso se ha desarrollado en los últimos años la medicina de precisión. Ya somos capaces de encontrar fármacos que atacan a la célula maligna respetando bastante a la célula benigna. Hemos pasado de un veneno de guerra a la medicina de precisión e inmunoterapia. Esta última ha sido una revolución total, porque estimula la propia inmunidad del paciente, eso es lo ideal.

P: Volviendo al tema de la investigación, ¿los pacientes están dispuestos a participar en ensayos clínicos y a recibir tratamientos experimentales?

R: Sí, sí que lo están, y una obligación nuestra es estimularles. Tenemos tratamientos estándar muy buenos, pero tenemos que seguir avanzando y una obligación del oncólogo es impulsar al paciente a entrar en ensayos clínicos.

P: En la prevención del cáncer influye mantener unos hábitos saludables, ¿en qué grado  son relevantes?

R: El cuidar la dieta, evitar el sobrepeso, evitar completamente el tabaco y restringir lo máximo posible la ingesta de alcohol es fundamental.

P: ¿Crees que se podrán estandarizar las campañas de cribado de la mayor parte de los cánceres para detectarlos lo antes posible?

R: En los últimos años, o sea, aunque la incidencia del cáncer sigue aumentando, o sea, cada vez se diagnostica más cáncer, sobre todo por el envejecimiento de la población. Al fin y al cabo, la gente cada vez es más mayor y es una enfermedad degenerativa, al acumular mutaciones a lo largo de la vida. Gracias a Dios, la mortalidad está disminuyendo por muchos motivos. No solo porque los tratamientos nuestros sean cada vez mejores, sino también por las campañas de prevención y de cribados, para detectarlo lo ante posible. No se puede evitar el cáncer pero si detectarlo lo antes posible. Por ejemplo, el Hospital va a participar en un estudio de cribado en cáncer de pulmón. Ya son cribados estándar los del cáncer de mama y el cáncer de colon, el programa prevecam y el prevecolon.

P: ¿Cómo influye la predisposición genética? ¿Son los seguimientos y los cribados de las personas con antecedentes de cáncer en la enfermedad eficaces?

R: Sí, por supuesto. La predisposición genética tiene un papel importante. Otra forma de hacer la prevención es identificar aquellas pacientes que tienen un mayor riesgo de desarrollar una enfermedad, un cáncer a lo largo de su vida, haciendo estudios genéticos. Hay familias que tienen una determinada mutación en la línea germinal, con lo cual se pueden pasar de ir de padres a hijos. Una forma también de disminuir la mortalidad de esos tipos de cáncer es identificar a esos pacientes con estudios genéticos, como se hace aquí en el Hospital, y darles una serie de consejos a ese sujeto y a esos familiares.

La investigación oncológica en España, afirma el Dr. Santos Enrech, es muy potente. Además, añade que es uno de los países que más pacientes recluta en los estudios internacionales. A pesar de eso, “no todo es maravilloso”, confiesa. “Por ejemplo, en España creo que hay en torno al cáncer como un tercio menos de patentes, por ejemplo, que en Francia y cinco veces menos patentes nuevas de nuevos productos que, por ejemplo, en Inglaterra o Alemania”. No obstante, asegura que se investiga mucho, “pero si te fijas con detalle, casi toda la investigación que hacemos es promocionada por la industria, que tiene mucho interés. Aun así, sería muy importante cubrir la investigación académica y conseguir un mayor apoyo económico futuro a nivel de recursos docentes públicos. Del Estado central o de las autonomías o de lo que sea. Ahí tenemos una asignatura pendiente”.

III Jornada de Actualización y Consenso para Ginecología y Atención Primaria

Este jueves 8 de febrero se celebró en el Salón de actos del Hospital Universitario de Getafe (HUG) la III Jornada de Actualización y Consenso para Ginecología y Atención Primaria organizada por el Servicio de Ginecología del HUG a través de la Fundación para la Investigación Biomédica.

La Dra. Mercedes Cuesta Rodríguez-Torices, Directora de Continuidad Asistencial del HUG, el Dr. Miguel Ángel Huertas Fernández, Jefe de Servicio de Ginecología del HUG y la Dra. Ana Ballarín González, médico de familia y responsable de Centros DASUR, han sido los encargados de inaugurar esta sesión. Han destacado a necesidad de hacer una mejora continua y mejorar los circuitos que conectan la Atención Primaria con la Ginecología. De este modo, han acordado, se podrá conseguir una atención más precisa y adecuada de la salud de la mujer y, en concreto, de la salud ginecológica, a la vez que se pone solución a las necesidades presentes en el día a día de los profesionales de la salud.

Sobre el cáncer de cérvix, endometriosis, dolor pélvico crónico y disfunciones sexuales y del deseo

La primera mesa de debate estaba moderada por la Dra. Elisa Rodríguez López, Médico de Familia, del Centro de Salud Sánchez Morate de Getafe, y por la Dra. Isabel Solís Villamarzo, de Ginecología del HUG, y han sido las encargadas de presentar a las ponentes de esta primera parte de la jornada.

Dra. Lourdes Malpeceres San Román, Ginecóloga del HUG

La Dra. Lourdes Malpeceres San Román, Ginecóloga del HUG, se ha centrado en exponer las Nuevas directrices en el cribado del cáncer de cérvix y el programa piloto CERVICAM de detección precoz de cáncer de cérvix de la Comunidad de Madrid. La Dra. Malpeceres ha defendido la necesidad de hacer cribados poblacionales de cáncer de cérvix, un cribado que debe ser a toda la población, público y centralizado. Por ese motivo, la coordinación entre atención primaria y ginecología es esencial y, especialmente, se ha hecho hincapié en la vacunación, al ser esta la única manera efectiva de que nuestro cuerpo genere defensas fuertes frente al Virus del Papiloma Humano.

Actualización en endometriosis

Dra. María Teresa Muñoz Fernández, Ginecóloga del HUG

A continuación, la Dra. María Teresa Muñoz Fernández, Ginecóloga del HUG, ha aportado las Actualizaciones en endometriosis. Ha explicado que se trata de una enfermedad benigna que se caracteriza por la presencia de glándulas y estroma endometrial ectópicos. Presenta un estrógeno dependiente que tiene resistencia a la progesterona. A pesar de ser benigna, la Dra. Muñoz ha puntualizado que se trata de una patología sistémica crónica y que afecta a todo el organismo, por lo que puede provocar enfermedades en otros órganos. Además de la mutación genética que se transmite de abuelas a madres y, después, a hijas y que se manifiesta en forma de endometriosis, las últimas teorías anuncian que el factor ambiental también es clave en esta enfermedad. Factor determinado por los hábitos alimenticios, la exposición a sustancias tóxicas ambientales, la ingesta de fármacos, etc.

La Dra. Muñoz ha explicado que puede asociarse a otras patologías como el cáncer ginecológico de ovario y endometrio, el colon irritable o la migraña, entre otros, aunque tiene un bajo riesgo de cáncer de cérvix. En su ponencia ha explicado los diferentes tipos de endometriosis, destacando la profunda como la más dolorosa.

Para tratar esta enfermedad, la doctora ha indicado que es preciso disponer de un plan de gestión de toda la vida para que se maximice el uso de tratamientos médicos y se puedan evitar los procedimientos quirúrgicos repetidos. Tiene un diagnóstico tardío medio de diez años y el tratamiento básico son los gestágenos deforma continuada.

Manejo en atención primaria del dolor pélvico crónico

La Dra. Carmen Hernández Fernández, Ginecóloga del HUG ha hablado durante su turno del manejo en atención primaria del dolor pélvico crónico. Ha señalado que existen muy pocos estudios de calidad sobre este asunto y esto, junto a que hay una gran dificultad para identificar los síntomas, hacen que diagnosticarlo sea muy complejo. A pesar de ello, entre un 15% y 20% de las mujeres lo padecen.

Dra. Carmen Hernández Fernández, Ginecóloga del HUG

La clave en lo relacionado con el dolor pélvico crónico reside en identificar y derivar rápidamente a los pacientes para que dispongan de un tratamiento precoz que aumente sus posibilidades de curación.

Dentro de esta patología, hay que dar importancia a la salud mental de las pacientes, añadía la Dra. Hernández, porque son mujeres que han pasado por las manos de muchos especialistas, que han tenido tratamientos poco exitosos que les han generado frustración, ansiedad y depresión porque se sienten incomprendidas y abandonadas. Además, están limitadas en su vida diaria y sexual.

Disfunciones Sexuales. Enfoque desde Atención Primaria

Dra. Arantza Meabe Alonso, Ginecóloga del HUG

Sobre disfunciones sexuales y su enfoque en atención primaria, la Dra. Arantza Meabe Alonso, Ginecóloga del HUG, ha explicado que tienen un diagnóstico muy complicado por diversos factores entre los que se encuentra la vergüenza por parte de las pacientes y por el profesional sanitario, las barreras morales y culturales, la poca educación sexual o la presión asistencial.

La Dra. ha indicado que uno de los métodos más eficaces para conocer si una paciente sufre una disfunción sexual es el empleo de cuestionarios, proporcionados por el personal sanitario, que a través de una serie de preguntas pueden delatarse esos problemas.

Segunda parte de la III Jornada de Actualización y Consenso para Ginecología y Atención Primaria

La III Jornada de Ginecología ha proseguido a partir de las 11h de la mañana con la segunda mesa de debate, moderada por la Dra. Lidia Arias Tobeña, Médico de Familia del Centro de Salud Las Ciudades de Getafe, y por Ignacio Águila-Collantes Velasco, Ginecólogo del HUG.

Diagnóstico y tratamiento de la Vejiga Hiperactiva en Atención Primaria

Dra. Nieves Climent Martínez, Ginecóloga del Hospital Fundación de Alcorcón

La Dra. Nieves Climent Martínez, Ginecóloga del Hospital Fundación de Alcorcón, se ha centrado en el diagnóstico y tratamiento de la vejiga hiperactiva en Atención Primaria. Los síntomas de esta afección más comunes, ha expuesto, que se producen durante la fase de llenado son la nocturia, sentir urgencia por miccionar o presentar incontinencia de urgencia (IUU). En la fase de vaciado es común que la micción sea débil y en regadera, que se presente dificultad para iniciarla y que, entre otras, requiera un esfuerzo. Por último, las pacientes tienen una sensación de vaciado incompleto, además de goteo postmiccional.

La Dra. Climent ha mencionado varias fases de tratamiento. El conservador requiere una serie de medidas higiénico-sanitarias, así como cambios en el estilo de vida. Con el farmacológico se administrará a los pacientes antimuscarínicos o agonistas β3-adregérnicos. La segunda línea de tratamiento consistiría en la estimulación del nervio tibial posterior, la administración de la toxina botulínica o la neuromodulación del sacro. La tercera línea requeriría una cirugía consistente en una citoplastia de aumento.

Nuevos horizontes en la Terapia Hormonal Sustitutiva

Durante esta jornada, se exploraron, de la mano de la Dra. Rosa María Redondo Romero, Médico de Familia del Centro de Salud Juan de la Cierva de Getafe, los nuevos horizontes en la Terapia Hormonal Sustitutiva. La Doctora ha expresado que existe una hormonofobia extendida entre el sector sanitario y entre la atención primaria debido a la poca información que existe al respecto. Además, se han dejado de plantear opciones terapéuticas para la mujer menopáusica. No obstante, la Dra. Redondo ha señalado que, si la Terapia Hormonal Sustitutiva se emplea correctamente, es un tratamiento eficaz y seguro.

Dra. Rosa María Redondo Romero, Médico de Familia del Centro de Salud Juan de la Cierva de Getafe

Puesta al día en anticoncepción

La charla ha continuado con la puesta al día en anticoncepción. La Dra. Noelia Caballero Encinar, Médico de Familia del Centro de Salud Getafe Norte, ha puesto el foco en el alto número de interrupciones involuntarias del embarazo que se practican anualmente, 98.000 en España en el año 2022. Se ha resaltado que existe una relación inversa entre los datos de uso de anticonceptivos en España y la efectividad que tienen los distintos métodos anticonceptivos ya que se utilizan menos los más efectivos (y viceversa). Además, se ha recordado que dentro de los LARC (Anticonceptivos reversibles de larga duración), los implantes son el método anticonceptivo más eficaz.

Dra. Noelia Caballero Encinar, Médico de Familia del Centro de Salud Getafe Norte

Sesgo de género en Medicina

Para cerrar la jornada, la Dra. Elena Polentinos Castro, Médico de Familia de la Unidad de Investigación de Gerencia Asistencial de Atención Primaria, trató el tema del sesgo de género en Medicina. El sesgo de género existe en medicina al igual que en otros ámbitos de la sociedad. Para combatirlo, la Doctora señalaba la importancia, en primer lugar, de considerar a la persona como sujeto activo en su proceso de salud/enfermedad y de devolverle la palabra, especialmente a las mujeres a través de una escucha activa. En el campo de la investigación se requiere una mejora en la producción de conocimientos con diseños de las investigaciones que tomen en consideración tanto las diferencias en la naturaleza de los hombres y las mujeres como en los papeles de los hombres y las mujeres en la búsqueda de predictores de los problemas de salud y los resultados.

Dra. Elena Polentinos Castro, Médico de Familia de la Unidad de Investigación de Gerencia Asistencial de Atención Primaria

La jornada finalizó con una ronda de preguntas tras la que se agradeció, de nuevo, a los patrocinadores por su participación en las jornadas.